LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO

Me alegra poder compartir contigo estas sencillas reflexiones, cuyo único propósito es inspirarnos y movernos a la acción. El amor de Cristo nos apremia a trabajar por una Iglesia en salida y una nueva evangelización.


Si hay alguien en la Sagrada Escritura que nos enseña acerca de la verdadera libertad interior como nadie es san Pablo; si hay un texto en la Biblia que pudiera conocerse como la carta de la alegría es aquella que el apóstol dirigió a los filipenses.

Estoy convencido que en este último año y medio aproximadamente, desde que fue declarada la pandemia de coronavirus por la OMS, somos muchos los creyentes que hemos hecho nuestra aquella dramática apelación del salmista al Señor:

Después de acercarme al libro de las Lamentaciones, he descubierto que la reacción humana ante el sufrimiento y la desgracia puede ser la puerta que nos lleva a entonar una nueva melodía de gracia en nuestra vida.