LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO

Me alegra poder compartir contigo estas sencillas reflexiones, cuyo único propósito es inspirarnos y movernos a la acción. El amor de Cristo nos apremia a trabajar por una Iglesia en salida y una nueva evangelización.


Es posible que muchos de nosotros nos hayamos sentido identificados más de una vez con el buen samaritano de la parábola y también con el hombre que dejaron medio muerto en medio del camino.

Es interesante tener en cuenta que el libro del Apocalipsis es una carta en su esencia. Una carta que el mismo Jesús le inspira al apóstol Juan, el último de los apóstoles que queda con vida y que en ese momento se encuentra en prisión.

Si hay alguien en la Sagrada Escritura que nos enseña acerca de la verdadera libertad interior como nadie es san Pablo; si hay un texto en la Biblia que pudiera conocerse como la carta de la alegría es aquella que el apóstol dirigió a los filipenses.