LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO

Me alegra poder compartir contigo estas sencillas reflexiones, cuyo único propósito es inspirarnos y movernos a la acción. El amor de Cristo nos apremia a trabajar por una Iglesia en salida y una nueva evangelización.


Recuerdo que, antes de cumplir 18 años, solía pensar: "si tuviera un ciclomotor, sería feliz". Mis mejores amigos ya lo tenían y me parecía una buena manera de estrechar mis relaciones de amistad.

Es curioso comprobar cómo Jesús es capaz de generar admiración y escándalo a su alrededor, al mismo tiempo:

Dependiendo de la zona geográfica donde cada uno de nosotros vivamos, tendremos un tipo de climatología u otro. Sin embargo, todos hemos vivido días soleados y también días nublados en los que el sol no se ha dejado ver.