LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO

Me alegra poder compartir contigo estas sencillas reflexiones, cuyo único propósito es inspirarnos y movernos a la acción. El amor de Cristo nos apremia a trabajar por una Iglesia en salida y una nueva evangelización.


Después de acercarme al libro de las Lamentaciones, he descubierto que la reacción humana ante el sufrimiento y la desgracia puede ser la puerta que nos lleva a entonar una nueva melodía de gracia en nuestra vida.

Hace un tiempo escuché a alguien hablar acerca de la necesidad que tenemos los creyentes de vivir con manos abiertas, especialmente en este tiempo que nos está tocando vivir, y me ayudó a entender algunas cosas importantes.