BLOG

Un vídeo musical que dispone nuestro corazón para confiar en Aquel que es capaz de sostener nuestra vida en cualquier circunstancia...

El martes pasado, día 24, el Evangelio nos mostraba un hombre al que Jesús sana después de 38 años de enfermedad (Juan 5,1-3.5-16).

PARA SIEMPRE

20.03.2020

Según el propósito de Dios para nuestra vida, hemos sido creados para vivir por siempre. Es decir, esta vida no lo es todo. Vamos a estar mucho más tiempo al otro lado de la muerte, en la eternidad, que aquí.

"La resurrección no fue la inversión de una derrota, sino la manifestación de una victoria" (Lesslie Newbigin).

Cuando el papa Francisco aborda en la Evangelii gaudium el tema de la transformación misionera de la Iglesia, nos hace ver lo determinante que puede ser el contenido del mensaje que estamos comunicando.

GENEROSIDAD

28.02.2020

La generosidad es una bella característica en la gente; nos encanta y admiramos la generosidad. ¿Qué piensas de Dios? ¿Lo consideras alguien mezquino y tacaño, o piensas en Él como alguien extraordinariamente generoso?

Cuando pienso en la historia de la salvación de manera amplia y general, me doy cuenta de un patrón que se repite una y otra vez: El ser humano cae y Dios es quien levanta.

¿Por qué se aparta el Señor de sus discípulos temporalmente después del gran signo de la multiplicación de los panes y los peces? ¿Por qué les deja solos y perdidos en una barca durante toda la noche?

Yo me atrevo a soñar con una Iglesia cuya misión sea lanzar las redes, para invitar al banquete a los hombres y mujeres de esta generación, trazando nuevas estructuras y detectando sobreestructuras que se han ido generando con el paso del tiempo y que ya no sirven.

Necesitamos humillarnos ante el Señor, en primer lugar, para que Él pueda levantarnos (cf. 1 Pedro 5,6). La humildad no es tener una baja autoestima, sentirse insignificante o carecer de sueños; se trata de no olvidar nunca que somos del Señor para poder reconocer que todo es para su gloria.

LAZOS DE AMOR

24.01.2020

Hay unos versículos en el capítulo 11 del profeta Oseas que más de una vez me han hecho recordar con gran emoción el increíble amor de Dios y me han llevado a agradecer de corazón su gran misericordia.

En nuestros días, la palabra crisis parece ser una de las más utilizadas en nuestro vocabulario cotidiano. Se habla mucho de crisis en la Iglesia, crisis de fe, crisis vocacional, crisis en el matrimonio, etc.

Tengo que reconocer que la primera lectura del primer día del año que se proclama en la Eucaristía de la solemnidad de Santa María, Madre de Dios, es uno de esos textos bíblicos del Antiguo Testamento que más disfruto escuchar y meditar.

Seguimos celebrando juntos la Navidad, el nacimiento de Jesús que sucedió hace más de 2000 años. Es el año 0.

Dicen por ahí que Dios se ha vuelto loco. Que se hizo un niño pobre y que creció en el barro como tú y yo. Dicen que una niña campesina lo tomó en sus manos, lo arrulló en sus brazos y le daba amor.

Recuerdo muy bien un Triduo Pascual en el que estuve participando en Madrid en contexto de retiro y silencio, en el que se me quedó muy grabada una de las reflexiones que ha dado título a este mensaje.

En la Eucaristía de uno de los días de la primera semana de Adviento, descubrí que las dos lecturas de la Palabra de Dios tenían una gran consonancia entre sí.

Muchas personas consideran que soñar no cuesta nada, que soñar es gratis y, por lo tanto, que todos podemos hacerlo aunque no sirva para casi nada. Sin embargo, yo soy de la opinión que no tener sueños es precisamente lo que te puede costar la vida.

Los días 12, 13 y 14 de noviembre tuvo lugar en Barcelona un congreso internacional titulado "La aportación del Papa Francisco a la teología y a la pastoral de la Iglesia".

En el año 2014, en un encuentro de nueva evangelización en Valladolid, tuve la dicha de conocer a un sacerdote que ejerce su ministerio en Canadá, James Mallon, uno de esos que predica con pasión y que es capaz de inspirar con sus palabras.

Cuántas veces hemos escuchado o incluso nosotros mismos hemos pronunciado esta célebre frase: "la intención es lo que cuenta". Sin embargo, no son muchos los que se percatan de la gran equivocación y el grave error que conlleva esta idea.

En una ocasión encontré en internet una imagen de una cruz en cuyo interior se leía en inglés: "All you need is love. God is love. All you need is God". Su traducción sería algo así: "Todo lo que necesitas es amor. Dios es amor. Todo lo que necesitas es Dios".

Cuando hacemos un recorrido turístico por la historia, nos percatamos de un patrón de comportamiento que forma parte de la naturaleza humana: la queja.

En la actualidad no resulta desconocida para nadie la enfermedad de Alzheimer, que se caracteriza por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales.